Los robots del futuro (inteligencia artificial)

Estudios sobre la mente, el cerebro, y sobre la cosnciencia humana. Aca puedes aportar o preguntar todo lo que este relacionado a la investigacion de la mente.
cuantica
Site Admin
Mensajes: 198
Registrado: Abril 21, 2011, 4:23 am

Los robots del futuro (inteligencia artificial)

Mensaje por cuantica » Julio 6, 2011, 6:34 am

Los avances sobre robots son cada vez mayor, y en un posible tiempo pueden llegar a venderse como mascotas. Si escuchas por algun medio que los robots podrian llegar a imitar a las mascotas al 100 % o a expresar sentimientos, no deje de leer los libros de Penrose, porque eso no es cierto. (En japon prometen curar todas las enfermedades mentales, no confundir eso con inteligencia artificial. ) . Los robots prometeran hacer cosas sorprendentes, pero nunca podran igualar a un ser humano.


Aqui los avances en inteligencia artificial (robots) que pueden llegar a salir de maner masiva por distintos medios.





A continuacion la informacion que demuestra que un robots no podra tener sentimientos ni emociones nunca.

El teorema de incompletitud de Gödel

El desarrollo de nuevas tecnologías ha condicionado nuestra visión del mundo psíquico. Los avances en robótica y computación han suscitado deseos de reproducir artificialmente la facultad inteligente del hombre; es decir, de construir una inteligencia artificial. El impulso de estos computacionalistas, que asemejan la inteligencia a los procesos ejecutados por un ordenador, ha resonado fuertemente en la sociedad. Si se encontrara el conjunto de algoritmos de la mente, resultaría un ser cuasi-consciente. En esta línea, es especialmente llamativa la película AI (Artificial Intelligence) de Spielberg, donde se visualiza un mundo futuro repleto de robots conscientes e inteligentes.

En La nueva mente del emperador (1989) Penrose dedica la mitad de su libro a demostrar la imposibilidad de construir una mente computacional. Defiende que la conciencia es el producto psíquico resultante de unos procesos físicos que no son computables. Por tanto, imposibles de ser simulados por un ordenador. La mente consciente que se abre a realidades inteligibles tiene un modus operandi esencialmente distinto a la ejecución algorítmica de un computador.

Penrose basa su argumento en el teorema de incompletitud de Gödel, que demuestra la imposibilidad de deducir formalmente el valor de verdad de un enunciado que, sin embargo, puede ser intuido. No toda verdad matemática puede ser demostrada a partir un conjunto finito de axiomas. Siempre quedan elementos matemáticos de realidad fuera más allá de la demostración formal. Entonces, ¿cómo puede el hombre ser consciente de ellos?

El hombre contacta con el mundo matemático a través de la intuición consciente. Su modo de proceder racional puede ser tanto algorítmico, siguiendo las reglas de deducción lógica a partir de un conjunto de premisas, como intuitivo al visualizar la conclusión directamente. Son varios los ejemplos que señala Penrose: la intuición matemática de Poincaré, la capacidad musical de Mozart para construir espontáneamente una sinfonía, él mismo al desconectar de su trabajo matemático para atender a una visita espontánea en su despacho…

En consecuencia, si el hombre es capaz de pensar de manera no algorítmica, un computador no puede simular integralmente la mente humana. Un ordenador que simplemente ejecute procesos programados en un software no puede actuar como la mente, pues la conciencia humana es un complemento no algorítmico que se monta sobre el pensamiento rutinario y pautado. ¿Cómo explicar, pues, la conciencia? Penrose revisa los fundamentos de la física para encontrar elementos que no sean computables y, por tanto, sirvan como discriminante entre la mente computacional y la conciencia humana.

Responder